La Enfermedad Inflamatoria Intestinal

La denominación enfermedad inflamatoria intestinal, que se abrevia frecuentemente como EII, se emplea para referirse a una serie de problemas que afectan predominantemente al intestino, y que se caracterizan porque producen una inflamación crónica, que no tiende a la curación. Agrupa varias enfermedades, pero sobre todo la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Además, algunas personas en las que no está claro si padecen una u otra de estas dos, se las diagnostica de colitis indeterminada.

Historia

Tanto la enfermedad de Crohn como la colitis ulcerosa se reconocieron de manera relativamente reciente, respectivamente en los siglos XIX y primer tercio del XX. El concepto de enfermedad inflamatoria intestinal se emplea desde los años 1940, ya que ambas enfermedades se parecen en sus síntomas y se tratan de una manera parecida. El primero que describió la enfermedad como tal fue el gastroenterólogo de EE.UU. Burrill Bernard Crohn (1884-1983), en 1932.

Enfermedad de Crohn

En 1932, fue descrita la enfermedad con dicha denominación, por tres médicos de U.S.A., uno de ellos llamado Dr. B. B. Crohn. Es una Enfermedad inflamatoria que puede afectar a cualquier parte del aparato digestivo, desde la boca al ano, y se caracteriza porque sus lesiones son úlceras profundas y discontinuas dejando mucosa sana entre ellos. Es crónica, y evoluciona en brotes de duración e intensidad muy variable, alternando con remisiones de meses o de años de duración. Su localización más frecuente es el ileon terminal e intestino grueso, pero siempre en porciones limitadas al lado de porciones sanas, formándose úlceras, estrecheces, fístulas y abcesos.

Colitis Ulcerosa

Es la formación de úlceras que confluyen en una gran superficie del intestino grueso (colon), y suelen limitarse a su superficie mucosa, y sólo atacan al colon y no al intestino delgado, siendo rara la afectación del ano. Es una enfermedad inflamatoria crónica, cuya gravedad es determinada por su extensión e intensidad de la inflamación

Causas de la E.I.I.

De causa desconocida, aunque se sabe que existe una predisposición genética y probablemente un factor infeccioso (microbacterias o virus). Hay también un factor inmunológico porque es una enfermedad autoinmune, es decir, el cuerpo se ataca a sí mismo por una equivocación de ciertos glóbulos blancos. Aunque por el momento no se puede curar, no es contagiosa y tampoco mortal, si se tratan bien . La expectativa de vida es igual a la población en general. Afectan por igual a mujeres como a hombres, y empieza sobre todo en jóvenes, aunque también hay personas que tienen sus primeros síntomas a partir de los 50 años. Pero también existen factores desencadenantes de las crisis, entre los cuales, el cansancio y la ansiedad juegan seguramente, un papel importante.

Manifestaciones

Las más frecuentes son intestinales, y dependen de la localización y de las complicaciones: dolor, diarreas, con o sin moco y sangre. A veces, estreñimiento, cansancio, fiebre, pérdida de peso y vientre hinchado. Hay manifestaciones fuera del intestino, como pueden ser: inflamación de los ojos, dolor de las articulaciones, placas rojas en la piel, piedras en el riñón o la vesícula.

Diagnóstico

Lo primero es un interrogatorio exhaustivo, luego análisis de sangre y heces, radiografías del intestino, y sobre todo, una  colonoscopia para investigar mediante microscopio un trozo de tejido afectado. Algunas veces, es imposible determinar si se trata de la Enfermedad de Crohn o la Colitis Ulcerosa. Esta se llama Colitis indeterminada. Para el tratamiento médico da igual.

Tratamiento

Dado que se desconoce su causa, los tratamientos no curan pero tratan de paliar la duración y severidad de los brotes. Es importante el descanso y evitar toda comida que, según la experiencia, produzca dolor de vientre.
Los medicamentos más importantes son: 5-ASA en sus diferentes formas. Los corticoides, que cortan más rápido las crisis. Cuando no se pueden retirar los corticoides, bajo pena de aparecer un brote, se utilizan los inmunosupresores.

Cirugía

Solamente es necesaria cuando el tratamiento con fármacos no sirve o cuando hay una complicación severa, aunque la cirugía no cura la enfermedad definitivamente, en ocasiones mejora la vida del paciente.

 

Fuente: Wikipedia Accu